miércoles, 30 de septiembre de 2015

Luis Alberto Chávez Fócil


Luis Alberto Chávez Fócil. Profesor de teatro, egresado del Instituto “Andrés Soler”, ciudad de México. Estudió dos años de cinematografía en el CUEC (UNAM). Ha publicado textos artesanales y de autor en los géneros de cuento corto (humor), dramaturgia y prosa poética. Ejerce trabajo periodístico en el sureste de Veracruz, donde radica.



Hipocondría

—Me duele el pecho —le dije a la persona que me recibió—, las piernas y también me duele la cabeza, creo que el hígado me está molestando al igual que las rodillas y la cadera.
—Qué extraño —dijo la persona que me recibió— los espíritus no tienen carne, no tienen cuerpo.


Causales

—Así que usted se deja llevar por sus malditas pasiones —dijo el juez.
—Sí señor —respondió el hombre—, si gusta se las presento.
—A ver —dijo el juez.
Y entraron a la sala dos morenas como de 1.78 de estatura, 90-62-90 (una de ellas de ojos verdes).
—Nooo, pues tiene usted razón —dijo el juez.


¡Arriba corazones!

Esa mañana Dios se levantó muy optimista y mencionó.
—¡Tengo un plan B para salvar al mundo!
Entonces, uno de sus ángeles se acercó y le dijo.
—Señor, ya vamos por el plan W.


Anuncio

¡Por este pinche medio se les recuerda que hoy tenemos reunión  en el local que ya conocen, hijos de la chingada!

Neuróticos Anónimos


Angustia
  
El niño, inocente como todos, se acaba de tragar una moneda.
La angustia del papá es enorme: la moneda es de oro.


Déjà vu

—Oye, tú, ¿no nos hemos visto antes?
Le dije al chimpancé, nada más por molestar.
—Claro —dijo solemne— yo soy tu padre.