miércoles, 9 de agosto de 2017

Martha J. Ramírez


Martha J. Ramírez nació en Guadalajara en el tiempo que sus padres recalaron ahí, en 1962, pero su crianza y educación en Monterrey la hacen sentirse orgullosamente regia. Es comunicóloga y había trabajado como editora de periódicos y revistas y como traductora antes de dejarse atraer hacia las nuevas fronteras de la comunicación en el periodismo ciudadano, el marketing de contenidos y el análisis de comunidades en redes sociales. En 2011, cursó el Diplomado de Creación Literaria del INBA y descubrió el gusto por escribir que vino a completar su pasión por la lectura. Al año siguiente, tomó los cursos de Especialización de Cuento y Novela del INBA, y participó en 2016 en el Seminario para las Letras Guanajuatenses Efrén Hernández y en el Festival Internacional de Escritores y Literatura de San Miguel de Allende. Escribe minificción y cuento y ha publicado como parte de la antología Feria de la realidad. 19 miradas (Ediciones La Rana, 2013) y sus colecciones La vida en un instante (edición digital en Ediciones La Rana, 2014) y Cambio de rumbo (Los Otros Libros, 2016).



Testigo de excepción

Desde el ventanal, presencié el asesinato. En esa noche lluviosa, lo vi todo. Observé cómo el hombre se acercó a la mujer y le disparó cuando ella se negó a entregar su bolso. Él huyó, pero distinguí claramente sus rasgos y su complexión. Incluso lo reconocí cuando se unió a los curiosos. Sentí la frustración de no poder denunciarlo. Es el inconveniente de ser un maniquí de escaparate.


Salida falsa

El mejor momento del día era por la mañana, cuando descorrías las cortinas. El sol me atravesaba iluminando la habitación, mientras yo enmarcaba la vista aérea de la ciudad y la volvía parte de tu decoración. Todo cambió en el momento en que decidiste usarme como puerta de escape, dejándome abierta a todo tipo de conjeturas.


Resignación

Llueve. Bajo los arcos donde espera al amor día con día, la mujer siente morir su esperanza con cada gota que la salpica, con cada piropo soez que le lanzan, con cada mirada lasciva que la recorre. En un profundo suspiro, exhala todo su romanticismo mientras se acerca sonriente al hombre que la llama desde su auto. Hoy tampoco será.


Ni nos ven ni nos oyen

Escucho un llanto desgarrador que interrumpe la fiesta. Me separo del grupo y me acerco al rincón de donde proviene. Descubro a una mujer desconsolada que se vuelve y fija su mirada en mí. Me pregunto cómo es que para los demás pasa inadvertida.
Bueno, en verdad ni siquiera me escuchan o me ven a mí. Es que desde hace un tiempo suelo ser transparente y silencioso, y esta es la primera vez que me encuentro frente a otro fantasma.


Naufragio

Zozobré en cuanto abrí sus páginas. Me sumergí en la historia, me aferré a los personajes, floté a la deriva en el argumento y terminé encontrando refugio en sus palabras.
Tu llegada me rescata, pero mi único anhelo es volver a esa isla rodeada de un mar de letras.

jueves, 20 de julio de 2017

Jesús Baldovinos Romero


Lázaro Cárdenas, Michoacán. Catedrático, promotor cultural, escritor.  Autor de Recuentos, De borregos, lobos y otros insomnios, Tendedero de adioses.  Antologador de Házmela de cuento y De barro y sal. Fundador de suplementos y programas radiofónicos culturales, encuentros literarios. Actualmente dirige los talleres de creación literaria “Babel” en Zihuatanejo, Guerrero, “Rayuela” en Lázaro Cárdenas, Michoacán, y en coordinación con el colectivo Espacio Libre en UAQro Unidad Amazcala, Querétaro.



Venta prenavideña

El sitio se fue quedando vacío poco a poco. Quedaban muy pocos objetos de valor, la mayoría había sido subastada. Los familiares y los propios pacientes del manicomio habían podido vender todo lo que ya no ocupaban: mesas, sillas, ropa, hijos, una prima lejana, cartas de amor, silencios atrapados en la tarde, cuijas bañadas de luz, noches preñadas de cuentos sin sentido… todo, todo lo habían vendido. Bueno, casi todo. Aún quedaba la escoba con la que la chica del 23 salía a besar a la luna cada 28 días, el caballo de palo con el que el Napoleón del 5 rompía los cristales de las ventanas para poder llegar al campo de batalla, algunos extrañamientos.  Arturo había sido el más afortunado, había logrado vender a los vendedores y a los consumidores, sólo le quedaba una duda y un pequeño dolor de cabeza. No sabía quién lo compraría ahora que había dejado de ser un librero y se había convertido en un arbolito de navidad; así que para no sentirse triste por su soledad que se le amontonaba en el pasillo del hospital, tomó un cable y se enchufó a la corriente para brillar hasta casi el amanecer.


Sólo en sueños

Desperté y estabas ahí, como desde hace mucho. Tenía tiempo que no te soñaba. Aun cuando tu calor y sudor y ronquidos son cosa de siempre, tus sueños y los míos se mezclan desde aquel accidente. Desperté y estabas ahí, como cerrando una puerta. Como diciéndome: Javier, mañana cumplimos 28 años de muertos.


Concurso de belleza

Alguna se tambaleaba, otra se mecía borrachamente hasta casi caer; alguna que otra se mostraba orgullosa; unas gordas, otras delgadas y finas, muy pocas bellas, pero todas fuertes, salían alegres, fogosas, orgullosas, de la mano de mi hijo.
Eran sus primeras letras.


Bitácora

Las sirenas eran el indicio de ir en la vía correcta. Necio Ulises que nos mandó taparnos los oídos, y él, amarrarse al mástil. Nosotros nunca las oímos y él nunca pudo desatarse. Nos perdimos.


Noche

Esta noche es de luna hiena. Ríe mientras nos devora sin piedad.



miércoles, 5 de julio de 2017

Juan Flores G.


Nació en Tepatlaxco, Puebla en 1995. Es poeta, narrador, pianista y estudiante de Contaduría Pública en la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. Cursó el Diplomado en Creación Literaria por parte de Bellas Artes y el IMACP (Puebla. 2014-2015). Obtuvo el Primer Lugar en el Concurso Internacional de Mini-ficción “Agustín Monsreal” (2016). Se hizo acreedor del Segundo Lugar en el “XVII Premio Filosofía y Letras” de la BUAP, en la categoría de Cuento (2016). Ha participado en diversas actividades culturales en el estado de Puebla fomentando la creación artística y la lectura. Su poesía aparece en las revistas: Revarena (Querétaro. 2015 y 2016), Monolito (2015), Estudiantes BUAP (Puebla. 2015), La semilla amarilla (Colombia. 2016). Fue incluido en la antología Vamos al circo. Ficción Hispanoamericana convocada por Agustín Monsreal y Fernando Sánchez Clelo. Fue seleccionado en el libro de cuentos Puebla en 100 palabras (2014), también participó con un cuento en un homenaje a Jesús Gardea (Editorial Aldea Global. 2015)



Cuestión de perspectiva

Se ahogó en un vaso de agua sólo para demostrar que sí estaba medio lleno y no medio vacío.


Camaleón fallido

El hombre utilizó tantas máscaras que olvidó cuál era su verdadero rostro.


El herrero

El infierno le pareció el único lugar lo suficientemente caliente y llameante para forjar un alma buena.


¿Quién hizo la lista?

La muerte se quedó catatónica al ver que ella misma era la última en su lista de víctimas.


Amor muerto

Le hizo el amor como nunca lo había hecho antes, sin embargo, la mujer seguía sin inmutarse, sin decir una sola palabra. El hombre, frustrado y rencoroso por la actitud de su amante, tomó el cuchillo y la apuñaló varias veces dejándola más muerta de lo que ya estaba.