domingo, 1 de julio de 2012

Héctor Marcial Ugalde


UCH, también conocido como Héctor Marcial Ugalde Corral, nació un día del año 1957 en la Ciudad de México. Estudió la Licenciatura en Informática con especialidad en Ciencias de la Computación en UPIICSA, IPN. Escribió en la revista Personal Computing México por cuatro años (1994 a 1998) la columna mensual "El lado oscuro" sobre virus y seguridad, de manera amena y en forma de diálogos entre un usuario, un cracker y un hacker. En esta revista, además le publicaron cuatro cuentos de ciencia ficción. Fue editor del año 1996 al 2001 de la primera revista sobre Internet en México Link La guía para navegar Internet de editorial Sayrols. En el 2008 realizaron un cortometraje sobre una adaptación de su cuento de ajedrez "Mi turno".
Sintetiza en breves palabras su pasión por los temas que lo obsesionan: sueños (y despertares), recuerdos (y olvidos), espejos, laberintos, ajedrez, el amor, la música, la vida y todo lo que se le atraviese en la curiosidad, por lo que tiene también blogs especializados en libros desplegables pop-up y en placas de autos entre otras muchas cosas que lo hacen vivir feliz para casi siempre.



¡No es lo que parece!

—¡No es lo que parece! —dijo el espejo, al ser sorprendido en su primer acto irreflexivo.


Pasatiempo reflexivo

Le gustaba jugar a encontrar las diferencias entre el espejo y la realidad.
Observaba concienzudamente el mundo real y lo iba comparando detalladamente con la imagen reflejada en el espejo.
Disfrutaba enormemente el ir marcando pacientemente las diferencias con tinta indeleble.
Así, el mundo se iba llenando gradualmente de más marcas e imperfecciones, y se iba alejando más y más de la imagen perfecta e inmaculada del espejo.


¿Le temes a la obscuridad?

—¿Le temes a la obscuridad?
La pregunta provoca que recuerde el cuerpo postrado en la cama en aquella habitación siempre entre las sombras. La mano colgando, que yo abrazaba y que me acariciaba. La voz que sonaba más débil, aunque todavía con fuerza...  
—¿Le temes a la obscuridad?
—No —contesto—. Mi abuelo vive ahí.


Destino inevitable

Él moreno. Ella rubia de ojos azules.
Ella directora de una empresa transnacional. Él desempleado.
Él apenas terminó la educación primaria en escuela pública. Ella estudió un doctorado en una universidad extranjera.
Ella estrenando un Mercedes Benz del año. Él milagrosamente avanzando en su Vocho de 1985.
Él por la calle de la amargura. Ella por la calle de la soledad.
Ella distraída por su llamada por celular. Él absorto en los rayos de sol que se filtran por las nubes.
El choque era inevitable...


Había una vez... Una...

Había una vez... Una, porque dos sería una historia repetitiva.
Un rey. Uno, porque dos sería la guerra.
Quien estaba casado con una reina. Una, porque dos sería un drama.
Tenían una hija princesa. Una, porque dos sería un lío.
La que estaba enamorada de un caballero. Uno, porque dos sería telenovela.
Al que le pusieron la condición de matar a un dragón. Uno, porque dos sería labor titánica.
El héroe tuvo una idea. Una, porque dos sería mucho pedirle.
La de usar una espada mágica única. Una, porque dos ya no la harían única.
Con la que le quitó la vida al dragón. Una, porque el dragón no era gato.
Entonces se realizó la boda. Una, porque dos sería delito.
Y vivieron felices para siempre. Uno, porque dos siempre sería algo así como dos infinitos. (Aunque sí fueron felices los dos).
FIN. Uno, porque dos finales sería cerrar el final abierto.


Noticia de última hora

Apocalipsis Now.


Página web: Abrapalabra mágica

6 comentarios:

Yunuén Rodríguez dijo...

Jajaja, ese micro de había una vez... Una! Me alegro la mañana. Son fascinantes los temas que fascinan a este autor. Saludos.

carlos de la parra dijo...

Muy merecida la inclusión de éste maestro contemporáneo de la letra breve pero hypercargada de contenido. Bravo.

Camelia Rosio dijo...

me gusta...

Elisa dijo...

Muy buenos textos, una manera muy personal de ver la vida, con un humor peculiar.

Cony Arellano dijo...

Una, que no dos, porque dos sería redundante, forma muy peculiar de hacer literatura.
Felicidades y gracias.

Anónimo dijo...

Hola,y felicidades al autor,me gusto "No es lo que parece", a mi tambien me gustan los libros pop-up,y la musica pop-rock.tambien sigo su blog.
Jorge morales