jueves, 19 de mayo de 2016

Alexandro Roque



Alexandro Roque. San Luis Potosí, SLP (1971). Escritor, editor, artista visual y periodista especializado en cultura y en ciencia. Profesor de redacción, literatura, guionismo y comunicación escrita, principalmente, en escuelas públicas y privadas. Colaborador de diversos medios de México y el extranjero. Entre otros premios ha obtenido el tercer lugar en el Concurso de Cuento Dorian 2005, que organiza la asociación Encuentros con el Arte, de Lima, Perú y El Premio Manuel José Othón, Narrativa, de los certámenes 20 de noviembre, organizados por el Gobierno de San Luis Potosí, así como el primer lugar del III Concurso Nacional de Cuento Campirano Marte R. Gómez, que organiza la Universidad Autónoma de Chapingo.




Me quiere, no me quiere...

En cuanto arrancó el último pétalo el enamorado se cimbró ante la carcajada de la margarita. Si serás pendejo, le dijo la flor, aún agitada por el ataque de risa. En primer lugar, no haces la pregunta adecuada. En segundo lugar, no deberías condicionarte a dos respuestas, sino abrir tu mente, nunca son sólo dos caminos. Y en tercer lugar, inútil, ¿quién diablos les dijo a los humanos que las margaritas estamos para resolverles sus dudas de amor? Por una estúpida costumbre ni siquiera saben a cuál flor preguntarle.


Textos raros

 —Ay, es que usted nos pone puros textos raros, profe.
No supe qué decir. Para mí son ejemplos de la mejor narrativa (Cortázar, Eco, Tario, Serna, Maupassant). ¿Raros? Nervioso, empecé a roer la pared del salón con mis minúsculos dientes, entre las risas de los alumnos. La escuela está en una vieja casa, y no tuve problemas.
En cuanto el agujero estuvo suficientemente grande me escabullí por él.
Me buscaron unos días y ya después me dejaron aquí, entre las paredes. De vez en cuando me arrojan algún libro y galletas.
Textos raros... ¡Pamplinas!


Robinson

Él sentía que tenía toda una vida en esa isla, tan paradisiaca, llena de frutos y flores, llena de soledad. Cuando ella llegó ya no hubo dios ni castigo. Ella le dijo que se llamaba Venus, él creyó oír que se llamaba Viernes. Y en adelante todo fue fin de semana.


Chat

—¿Con quién hablas?
—Con nadie, amor.
—...
—¿?
—Aquí apareces como conectado.
—¿Cómo podría? ¡Ni siquiera estoy vivo, mi vida!


Aviso de ocasión

“Se renta cuento amueblado para señoritas.
Lineal o circular. Incluye dos comidas y un final inesperado”.


Liberan a secuestradores (y asesinos)

Agencias. Por errores y omisiones en la integración de la averiguación previa, este jueves un juez ordenó la inmediata puesta en libertad de los señores Samsa y su hija Grete, sentenciados por los delitos de secuestro y homicidio calificado de su hijo y hermano, respectivamente.
La Procuraduría General de Justicia del Estado informó que se revisará el expediente pues todos los indicios apuntaban a que los presuntos secuestradores pretendían cobrar el seguro de su hijo, a quien no dejaban salir de su habitación, teniéndolo a dieta de alimentos rancios durante varios meses, y cuyo cuerpo sin vida fue encontrado en su cuarto, en avanzado estado de descomposición, en fase enfisematosa.
Su abogado defensor, el Lic. K, dijo que durante el complicado Proceso se demostró que los hoy liberados sufrieron una alucinación colectiva, al asegurar que no dejaban salir al hoy occiso en beneficio de su propia salud y la de su familia, debido a que una mañana se había transformado en un monstruoso insecto.