viernes, 17 de abril de 2015

José Víctor Martínez Gil



José Víctor Martínez Gil (1967, México D. F.). Artista oral y escritor, profesor y experto internacional en oralidad y comunicación, conferenciante. Ha publicado tres libros de hiperbrevedades: dos digitales y uno impreso, y cuatro cuadernos (uno traducido al inglés y al italiano; el más reciente en 2014; año en que ha sido traducido al estonio). Sus microficciones narrativas están en antologías impresas en España, México… Director Ejecutivo de la Cátedra Iberoamericana Itinerante de Narración Oral Escénica y de sus eventos (Colombia, Cuba, España, Estonia, Finlandia, Suiza...). Director Ejecutivo de Ediciones COMOARTES. Premio Iberoamericano “Chamán” / España 2005. Premio Comunicarte / Uruguay 2009. Medalla de Honor del CELCIT, España 2011.



Lágrima

El desolado aullido del lobo transformó la silueta de la luna.


Noticias

Aquél húmedo sobre contenía una carta tan triste, que cuando lo abrió, sólo encontró lágrimas.


Deseo

La eternidad pudo complacer la transparencia de la mariposa haciéndola mujer.


Cordial saludo

Le estrechó la mano, pero detrás de ésta no había nadie.


Imprevisión

Frotó la lámpara una, dos, tres, cuatro, cinco, seis… Ninguno de los dos sabía cuántas veces había que frotar para que el genio pudiera entrar de nuevo en la lámpara.


Pasión lectora

Se quitó las gafas para dormir. Después, las gafas se deslizaron y siguieron leyendo. Era una novela interesantísima.


Sin sentido

Los oídos le dijeron a la boca que los ojos estaban hablando del mal gusto de las manos.


Fantasmas

Se besaron como cada mañana, sin darse cuenta de que ya no estaban allí.


Afiladurías III

El Flautista de Hamelin emprendió una demanda contra el afilador por posible competencia desleal.


Amor tormentoso

Cuando aquellas nubes apenas se rozaron hubo truenos y relámpagos.


Desperté…

Desperté mientras soñé que me ahogaba, entonces, desperté mientras soñé que me ahogaba, entonces, desperté...


Elección

La A preguntó a la E: ¿I Ó U?


Reflejo

El espejo se partió en dos. Cuando el hombre salió del baño, su otra mitad se quedó ahí dentro.


Enamorado

La niña besó el globo y lo soltó, pero éste no quiso elevarse.


Miedoso

El balón huía de los pies de los futbolistas. Era su primer partido.


Contacto: ciinoe@hotmail.com

3 comentarios:

Silvia Braun dijo...

Increíible!!!!! Un placer para los ojos y el alma.

Javier Perucho dijo...

Pongan los títulos con sus debidos asentamientos.

Liliana Savoia dijo...

Maravilloso, si es breve y bueno, dos veces bueno.