jueves, 14 de marzo de 2013

Miguel Ángel Avilés



Miguel Ángel Avilés nació en Guadalajara, Jalisco el 21 de marzo de 1981. Egresado de la licenciatura en Letras Hispánicas por la Universidad de Guadalajara. También ha realizado estudios cinematográficos y de diseño gráfico. Periodista, editor, gestor cultural, poeta, ensayista e investigador. Ha pertenecido a los talleres de poesía Xavier Villaurrutia de Luis Armenta Malpica, Anti-taller de poesía César Vallejo con Raúl Bañuelos y Taller de poesía Maples Arce con Mauricio Ramírez. Ha publicado en las revistas Papalotzi, Prisma Volante, La Rueda, Los Solos, Revista Morbo entre otras así como en Jóvenes su periódico y en Milenio Diario Jalisco. Es fanático de Krafwertk, ve el futbol según Jorge Valdano y tiene espíritu hacker.



El fin

El hombre podía predecir el futuro solo cinco minutos antes que sucedieran y la gente se reía de él.
El día que el mundo se acabó, la gente no paró de reírse.


Paradoja

Se enteró de la muerte de su marido cuando leyó el diario del cual él era voceador.


Literatura

Mi percepción de la realidad, la ficción y la literatura cambió cuando, en la librería un joven llegó y me pidió el libro 100 años en el laberinto de la soledad.


Teoría Literaria

Una página en blanco en un libro no es un error de imprenta cuando se encuentra en un volumen sobre teoría de la recepción.

***

La mató por órdenes de su dealer. No le importó que fuera su novia ni que fuera 14 de febrero.

***

La historia pudo haber terminado bien de no haber sido porque la escribió con su propia sangre.

***

Aquel escritor que buscaba ligar, terminó con tortícolis ya que en vez de ver el trasero de las muchachas, veía el libro que algunas traían bajo el brazo.

***

El libro más leído de la temporada fue Los Detectives Salvajes
En una entrevista, un joven le preguntó a Roberto Gómez Bolaños sobre su odio a Octavio Paz.

***

La nariz de payaso es la máscara más que pequeña que uno puede utilizar.

***

No quería saber de ella. Me fastidiaba. Después de marcarme 73 veces, contesté. La escucho. Me dice: "Pensé que querías hablar conmigo".

***

Se avienta ante la llegada del tren y su cuerpo se convierte en un durmiente más.


Pueblo fantasma

El sonido del tren retumbaba en el pueblo en el que no había estación,
casas y mucho menos tren.

literaturalibre.com
miguelaviles.wordpress.com
twitter: @avilesmgl

4 comentarios:

Carlos de la Parra dijo...

BRAVO maestro Avilés, como dijo García Marquez ,"cada día seguí empujando un poco el carro sin saber adonde llegaría."

yo dijo...

cuando alguien ama lo que hace se nota... felicidades (y)

Adriana dijo...

Más de alguno, me trajo bastantes recuerdos, felicidades Miguel!!

Manuel Pérez Méndez dijo...

¡Quiero un hijo tuyo gordito!