lunes, 4 de febrero de 2013

Edith Esquivel Eguiguren


Edith Esquivel Eguiguren. Asiste a talleres de creación literaria desde el año 2000. Cuenta entre sus profesores a Diana Amador, Luis Francisco Acosta,  Citlali Ferrer y Francisco Rebolledo. Creadora de la plaqueta cultural Tecolote del Instituto Tecnológico de Zacatepec, ha publicado textos breves en distintas revistas como 5 Sentidos, Mitote, La Piedra y El perro azul. También ha participado en los libros antológicos Las ocho lenguas de Medusa, de Ediciones La Cartonera,  La calle: domicilio conocido de Ediciones Clandestino y Veinte cuentos para leer en…, de EdicioneZetina. Fue beneficiaria del programa de estímulo a la creación y al desarrollo artístico (PECDA) Morelos 2011 con el proyecto: Alicia en el ombligo de la Luna. Cuentos de té, tacos y el sombrerero loco.



Oda a mi celular

Celular, te amo. Tu tamaño es inversamente proporcional al de mi felicidad.
Me acompañas, hablas con la voz de los amigos más queridos, destilas la sabiduría de mis padres y abuelos.
Cuando me marcan, brillas como una ciudad de noche, vibrando con el ritmo de miles de canciones de moda.
Tienes todas tus teclas en su lugar, suaves y firmes a la vez. Me envías mensajes cariñosos que me reaniman y fortalecen.
Das la hora y la fecha, avisas de eventos importantes y citas impostergables. Eres mi guía en este mundo confuso.
Cuando sin querer te golpeo, no guardas rencor. Eso sí, eres demandante al pedir que te conecten al enchufe… ¿pero quién no se pone de malas con hambre? Al alimentarte regresas a la vida y yo contigo.
Celular, nunca olvidaré las horas interminables que jugamos, las emociones a tu lado, nuestras fotos de viajes, y las canciones que cantamos.
Estaremos juntos siempre, siempre, hasta que me llegue la promoción anual de mi plan y te cambie por otro, pero aparte de eso, siempre.


¿Se siente solo?

No espere más. La terrible soledad en las ciudades ha provocado depresión y suicidios masivos. Afortunadamente, un grupo de científicos de la Universidad de Massachussets  ha desarrollado un nuevo sistema anti-soledad que, por ser lo último en tecnología, ha vuelto obsoletos los ya existentes en el mercado.
¿Qué es? Un novedoso invento que próximamente estará a la venta: SOLITUDE KILLER. Es muy sencillo de usar: solo debe encender el equipo, adoptar una posición cómoda y cerrar los ojos. Inmediatamente sentirá una cálida presencia acompañándole. ¡Así de sencillo! Los resultados pueden variar de persona a persona, pero lo importante es que tan pronto encienda el SOLITUDE KILLER, su soledad sufrirá náusea, mareo, convulsiones lentas y sus patitas se colapsarán de repente, haciéndola caer de bruces. Morirá después de algunos minutos. Deshacerse de la soledad será tan fácil como tirarla al retrete. (La soledad es biodegradable y se disuelve en agua sin problemas).
El efecto del SOLITUDE KILLER no es permanente. Una vez apagado el aparato, una soledad igual o mayor a la anterior se instalará en su casa en un plazo no mayor a cinco días. El SOLITUDE KILLER  incluye baterías y seis meses de garantía. No se use en exteriores.


Tome su turno

Dios no me ha abandonado: me tiene en lista de espera.


Un calcetín

Los científicos concluyeron que el planeta es, en realidad, un par de calcetines, que DIOS se pone, lava, guarda y se vuelve a poner. Por eso suceden los ciclos de noche y día, los terremotos, tsunamis, inundaciones y tempestades. Y por eso apesta.


Sexo como deporte

El sexo es el único deporte donde se pierde si se anotan puntos a solo minutos de comenzado el partido.


Contacto: medithi@yahoo.com