lunes, 6 de febrero de 2012

Claudia Morales


Claudia Morales (Cintalapa de Figueroa, Chiapas, 1988). Estudio Lengua y literaturas hispánicas, UNAM y el taller de creación literaria y guion cinematográfico de la Universidad Complutense de Madrid. Miembro de la mesa de redacción del Periódico de Poesía.



Talmut Sanhedrin 

Talmut Sanhedrin nació en Alejandría y desapareció misteriosamente en el siglo II.  Durante su vida viajó intentando descubrir los adagios del tiempo, el manual de de geometría asiria, la versión en sanscrito de unas antiguas escrituras, que encontró finalmente en la antigua ciudad de Ur. Mientras traducía, abrió un paréntesis en lo blanco de su pergamino (     ) acercó su ojo, vio ese vacío poblado por todo lo nunca antes visto. Con profundo temor observó la lleve que había abierto…


De las buenas costumbres

Los números cuadrados del taxímetro se iluminan, veo los ojos horrendos del taxista en el espejo y la coronilla de su cabeza con un par de orejas renegridas. Pienso en mi falda, jalo el borde para cubrirme las rodillas, imagino la impresión que debo darle tomando un taxi a esta hora, con la oscuridad apenas espantada por el alumbrado público, nebuloso e intranquilo. Lo que debe pensar de una mujer que anda en esta ciudad sin compañía. Debe oler el semen tibio aún entre mis piernas, debe oler la saliva que hiela los recovecos de mi oreja; seguro sabe que me robé un cenicero del hotel y que lo traigo en la bolsa. Nos vemos a través del espejo retrovisor, intento y no puedo identificar las calles, sólo la oscuridad ignota.
—No se preocupe señorita, a las niñas buenas, no les pasa nada.


Cambio de dirección

Cruzando la manzana un joven me detuvo y me dijo:
“Madam, in Eden I’m Adam”
Ahora vivo en el paraíso.


Secretos del desván 

A encerrar un gato pardo que mayaba en el desván subieron Concha y su primo Bernardo. Sin duda al primer encuentro, la niña cogió al tal gato, porque exclamó: ¡Madre, ya lo tengo dentro!


Espejos

Reconocer”, bipolar que nos susurra la sentencia de la palabra: descifrar el mensaje, que ciñe dos veces un mismo y renovado significado. 

Somos seres”, del otro lado del espejo se enuncia de izquierda a derecha: los que se observan, de derecha a izquierda, dicen: “somos seres”, los otros confiesan: “seres somos”, ninguno descubre, pregunta.


Textos tomados de Círculo de poesía y Poética Arbitraria.

3 comentarios:

Foro Femenino: Mujeres de México dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Yunuén Rodríguez dijo...

Una selección muy intelectual aquí, incluso en la picardía. La autora observa y cuestiona.

Anónimo dijo...

Hola Claudia, estoy interesado en que colabores en una revista independiente, pero no he podido encontrar tu contacto. Te paso el link para que la revises lapeste.com.mx. Ahí puedes descargar los números, donde además tenemos una sección dedicada la minificción, en la que quisiera que colaboraras. Dejo mi correo por si estás interesada. Gracias y Saludos
daniel@lapeste.com.mx