martes, 4 de noviembre de 2014

Hiram Barrios


Hiram Barrios (1983). Escritor, traductor y catedrático. Estudió Letras en la UNAM y es Especialista en Literatura Mexicana por la UAM. Ha publicado cuentos, poemas, ensayos y traducciones para distintas revistas, periódicos y suplementos culturales de circulación nacional. Textos suyos han aparecido en revistas de Colombia, Venezuela, Argentina y España. Ha traducido al español a Edoardo Sanguineti, Roberso Roversi, Donato di Poce y Fabrizio Caramagna. Preparó la antología bilingüe Voces paranoicas de Eros Alesi (2013). Es autor de los libros El monstruo y otras mariposas (ensayo, 2013) y Apócrifo (aforismo, 2014). Es profesor de arte y literatura en el Tecnológico de Monterrey, Campus Estado de México.



Juan Potov

Juan Potov y sus cuatro hijos caminaron por el cerro hasta que la vereda empezó a desdibujarse. El vericueto era cada vez más estrecho. “Necesitamos palmitas como ésta”, Juan mostró unas hojas de kilueh’ y sacó los machetes del morral.
El follaje cedía en racimos y en segundos se despejaba una brecha. Potov se adelantó con paso firme, sin notar que a sus espaldas la enramada lo cubría al instante. Los chicos, sin comprender lo que pasaba, tomaron los machetes para seguir a su padre pero cada vez que cortaban el ramaje, éste se cerraba abruptamente sin permitirles avanzar. La pelea duró menos de una hora. Cuatro jóvenes desesperados lucharon hasta quedar exánimes. Cuatro machetes que no pudieron abrirse paso.    


Textos apócrifos:

Nanoliteratura

Los “cuentos cortos” son cada vez más largos.

**
Esa pareja es aberrante: abrazos, besos, palabras de amor... Los típicos recién casados que se pasean por el mundo como si todo fuera perfecto. Pero ya vendrá la mentira, la infidelidad, el abandono o cuando menos la rutina. Tendrán su merecido.

**
El fracaso, cuando es contundente y sin aspavientos, tiene mucha dignidad.

**
Asistir a la boda de un amigo es como verlo en un accidente mortal antes de que ocurra y, para colmo, felicitarlo por ello.

**
El peor libro que escribí fue mi vida.

**
Ama: enrosca tus tentáculos.

**
El verdadero espejo

Hablar de aquél que despreciamos, el que nos aturde o se opone a nuestros deseos —ese que podríamos llamar “enemigo”— y terminar, indefectiblemente, hablando de nosotros mismos. 

**
¿Cualquier día es bueno para morir?

**
Oración para antes de escribir:

Borrar no es una decisión sencilla, pero siempre es la mejor decisión.

**
“He aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo.”

Desgracia.
**
Iluminación

Reconocer que nadie se ocupará de tus obras después que hayas muerto, como nadie se ocupó de ellas mientras vivías.