jueves, 17 de febrero de 2011

José Juan Tablada (1871-1945)



José Juan Tablada: poeta, periodista y político, nace en la Ciudad de México en 1871. Forma parte del modernismo e impulsa la creación de la Revista Moderna, en la que demostró sus cualidades como traductor. A los 29 años viaja a Japón y entra en contacto con el naturalismo y la brevedad de la poesía japonesa. Varios años después de su regreso, será el primero en introducir el haikú  en la literatura de habla hispana, el que irá revolucionando hasta darle carácter propio. Fue también el primero en hablar con discernimiento del arte prehispánico y popular; da libertad a la metáfora y escribe poemas ideográficos casi al mismo tiempo de Apollinaire. Revela a los Contemporáneos un nuevo sentido del paisaje, el valor de la imagen, pero sobre todo el poder de concentración de la palabra. Entre los escritores de brevedades es innegable la cercanía que existe entre los microtextos y el haikú. El compositor francoamericano Edgar Varèse compusó en 1922 una cantata con un poema de José Juan Tablada y otro de Vicente Huidobro.
Entre sus poemarios destacan El florilegio (1899, ampliado en 1904, después de su viaje a Japón), Al sol y bajo la luna (1918) y Li-Po y otros poemas (1920), el libro de memorias La feria de la vida (1937) y la novela La resurrección de los ídolos (1924). Colaboró con numerosas publicaciones periódicas mexicanas, como El universal, El Mundo Ilustrado, El Imparcial y la Revista Moderna. Muere en Nueva York en 1945.



En Liliput

Hormigas sobre un
grillo, inerte. Recuerdo
de Gulliver en Liliput


Los sapos

Trozos de barro,
por la senda en penumbra
saltan los sapos.


Mariposa nocturna

Devuelve a la desnuda rama,
mariposa nocturna,
las hojas secas de tus alas


Vuelos

Juntos, en la tarde tranquila
vuelan notas de Ángelus,
murciélagos y golondrinas


El pavorreal

Pavorreal, largo fulgor,
por el gallinero demócrata
pasas como procesión.


La tortuga

Aunque jamás se muda,
a tumbos, como carro de mudanzas,
va por la senda la tortuga.

1 comentario:

Patricia dijo...

Bravo Don José Juan Tablada!